Spanish English French German Portuguese_portugal Chinese_traditional
A+ A A-

Artículos

Adiós, Mansilla

 

Cuando haces un edificio, el proceso es como criar un hijo. Pasas mucho tiempo pensando como será, y cuando nace son todo espectativas. Mientras crece, las preocupaciones son porque todo vaya bien y salga como tenías planeado. Y llega un día en el que empieza a vivir por su cuenta, independientemente de ti. Como nos ha pasado a todos, durante la vida joven va cambiando buscando su lugar en el mundo, pero luego, en la madurez, volverá consciente o inconscientemente a parecerse a sus padres.

Y sabremos que somos buenos padres si criamos buenos hijos.

Emilio M. Mansilla es muy buen arquitecto, es y lo será siendo porque sus obras están aquí, creciendo, y como buenos hijos nos recuerdan a su padre. Creemos que la buena arquitectura es la que, aunque cambie en el tiempo debido a su uso y a las decisiones de sus propietarios, siempre conserva la intención inicial, lo que esperabamos de ella. Y Mansilla ha criado muy buenos edificios.